Saltar al contenido principal

Consultas Online

avatar

Consulta formulada por:

Mª Dolores Bueno Rodríguez

¿La presencia de esta comisión es suficiente para representar a la directiva en ese acto en concreto?

12.05.15

Hola,

Hace unos días se realizó a favor de la asociación AFIDOAL una obra de teatro para recaudar fondos. Por diferentes circunstancias, no se dio la asistencia a dicha obra ni de la presidenta, ni de la secretaria ni del tesorero, pero sí que asistió la comisión designada para teatro.

Dicha comisión ha comentado que personas que asistieron le expresaban a la salida de la obra su queja de no darse representación de la directiva.

La comisión de teatro está formada por una vocal de la asociación.

Nuestra pregunta es la siguiente:
¿Es fundada la queja de estas personas?
¿La presencia de esta comisión es suficiente para representar a la directiva en ese acto en concreto?

De antemano les agradecemos sus respuestas.

Compárte en las redes sociales

Respuestas

avatar
#1

Aportada por:

Marc Masmiquel Mendiara

Diseñador gráfico y consultor de proyectos de cooperación

Trabaja en:

Asesor particular

12.05.15

Hola María Dolores,
No hay una normativa que regule esto. Es una cuestión de protocolo y de comunicación interpersonal. Hablando es el mejor modo de resolverlas. No olvidemos que el fondo del asunto es recaudar recursos para los objetivos de vuestra entidad, por tanto hay que fijarse en el objeto de la actividad. Bajo esta sencilla idea: la recaudación es necesaria para poder apoyar los objetivos estatutarios de la asociación, no la presencia de una u otra persona en concreto. Desde una perspectiva formal una comisión ex profeso es garante de la presencia de la entidad en el evento y por eso es una buena opción. Por otro lado una comisión no sustituye a una Junta Directiva a nivel administrativo, pero para un evento como este es plenamente legítimo y suficiente. Sería absurdo que por formalismos perdiésemos el objetivo de la actividad.

Y paralelamente toda queja o manifestación es legítima según nos recuerda la constitución y el sentido común. Si la actividad obtuvo apoyo social: enhorabuena, y centraos en implementar esos fondos a vuestras actividades. En una sociedad democrática es legítimo expresar puntos de vista diversos, y en el caso de la entidades sociales, los administradores o juntas directivas o comisiones son los agentes que actúan de representantes de la asociación.

Como dijo el matemático William George Ward: “El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.”

Las diferencias de opinión nos enriquecen, y nos invitan a explicarnos y escuchar argumentos, ese proceso es humano, habitual y normal. Resolverlo con equilibrio, tacto y educación es lo que desde las entidades debemos promover.
Un abrazo y feliz jornada,

Marc Masmiquel
@marcmasmiquel

avatar
#2

Respuesta del participante:

Mª Dolores Bueno Rodríguez

13.05.15

Muchas gracias.
Nos ha sido de gran ayuda su respuesta.

avatar
#3

Aportada por:

Javier Delgado

Profesional con amplia experiencia en gestión de entidades y proyectos del tercer sector

Trabaja en:

Asesor particular

13.05.15

Mª Dolores,

en temas de protocolo no es fácil muchas veces contentar a todo el mundo o simplemente no es posible contar con la presencia de las personas con las que nos gustaría. En este sentido, es cierto que si desde la propia organización se organiza un acto muy protocolario, con invitaciones a instituciones o personas representativas de diversos sectores y/o se tiene la constancia de asistencia de personas relevantes en su ámbito, se debe responder con la presencia del cargo de la organización que sea jerárquicamente equiparable. Ahí entramos en temas de agenda y en la planificación del acto, que da para mucho.

Si lo que organizamos es un acto exento de todo tipo de protocolo, abierto, el nivel de representación de la entidad irá en función de la solemnidad e importancia que el propio acto tenga para nosotros. A mayor representación jerárquica, más respaldo desde la propia institución estará recibiendo el acto y más importancia del mismo estaremos proyectando hacia la sociedad.

Desde mi punto de vista, lo importante es que las cosas se hagan con una finalidad y que no se pierda de vista cuál es el objetivo real de nuestras acciones, ya que la mayor parte de la gente acudirá si el acto es de su agrado o si se siente identificado con la causa que defendemos y quiere apoyar, y no en función de quién vaya en representación de la entidad organizadora. Creo que muchas veces se pervierten e incluso se diluyen los verdaderos objetivos de actos o campañas al convertirlos en puros eventos de imagen donde cuenta más la fachada que el fondo.

Ahora bien, no debemos, egoistamente hablando, dejar de utilizar el poder de atracción que determinadas personas pueden tener para que el éxito del acto sea mayor. Pero esto ya son estrategias a analizar por la propia organización.

En el caso concreto que tú planteas, creo que la institución está suficientemente representada y las quejas que comentas las entiendo además desconsideradas hacia la persona que ha asistido en representación vuestra. Me entristece que en lugar de que la gente valore el esfuerzo que se hace por la organización de un evento, la calidad de su ejecución o la consonancia con los objetivos perseguidos, se preocupen más en criticar la ausencia, seguramente justificada, de determinadas personas. Somos así.

En todo caso, toda crítica debe analizarse para darle su adecuado tratamiento y respuesta. Todo debe servirnos para aprender y seguir creciendo.

Si el acto resultó exitoso, no dejéis que este tipo de episodios lo empañen o mermen vuestra autoestima. A veces se queda uno con un sabor amargo tras un trabajo bien hecho por cuestiones que deben quedar como meramente anecdóticas.

Un cordial saludo

javier delgado

solucionesong.org
Un proyecto de