Saltar al contenido principal

Consultas Online

avatar

Consulta formulada por:

Ainara Azaola

¿Podemos ejecutar el proyecto de cooperación directamente con la población beneficiaria?

27.06.11

Hola a todo el mundo!

Hemos recibido una ayuda pública para desarrollar un proyecto de cooperación internacional.
La organización local que figura como contraparte, está en crisis y está siendo auditada.
Aún no hemos comenzado a ejecutar este proyecto, pues tenemos serias dudas de que se pueda llevar a cabo como estaba planificado, ya que la población beneficiaria (comunidades) han decidido dejar de trabajar con esta organización.

Las comunidades, nos proponen ejecutar el proyecto directamente con ellas.

Nuestra duda es si es posible ejecutar directamente con la población beneficiaria (comunidades); ya que en las bases de la convocatoria hablan continuamente de “entidad local”, lo que nos hace suponer que deben estar registradas y constituidas legalmente para solicitar un cambio sustancial del proyecto.

Gracias por los comentarios.

Compárte en las redes sociales

Respuestas

avatar
#1

Aportada por:

John Herbidson Palacios Delgado

Experto en Diseño y Gestión de Proyectos, Gestión de Riesgos, Acción Humanitaria y Manejo de Desastres

Trabaja en:

Asesor particular

28.06.11

Hola Ainara
Creo que todos te aconsejaríamos que hagas esta consulta al donante, ya que sólo él te podrá decir con precisión si te acepta tal o cual opción.
Debes de llevar alternativas para proponer, entre ellas crear una delegación de vuestra organización en el terreno, con participación de actores locales representativos. En algunos países registrar una delegación es muy rápido.
Me gustaría ver el proyecto, para poder darte una sugerencia con el conocimiento global del contexto.
Abrazos

John H. Palacios

avatar
#2

Aportada por:

Berta Liliana Brusilovsky Filer

Arquitecta, urbanista, cooperación internacional

Trabaja en:

Asesor particular

28.06.11

Hola Ainara
Efectivamente lo primero es consultar con quien otorga la subvención ya que son ellos los que os deben aprobar ese cambio.
En otro orden de cosas os diré que nosotros hemos pasado por esta circunstancia y no fue nada facil resolver la situación: de hecho devolvimos la subvención. Que no es la mejor alternativa.
En vuestro caso, si el beneficiario tiene “consistencia”, es decir que está asociado en algún tipo de estructura comunitaria, esa es la alternativa que sugiero que propongáis y hagáis un convenio con esta nueva agrupación.
Y lo que os sugiero también es que si se acepta esta nueva relación, tengáis una persona vuestra en el proyecto, que bien puede ser un voluntario si no hay fondos para otro tipo de contratación.
Saludos
Berta Brusilovsky Filer
www.acciondesarrolloigualdad.org

avatar
#3

Aportada por:

Juan Cerezuela

evaluación y formulación de proyectos

Trabaja en:

Asesor particular

28.06.11

Hola,
creo que lo mejor sería que esas comunidades de la que hablais se constituyeran en asociación y firmar con ellas un convenio para este y otros futuros proyectos. de esta forma os ahorraríais tener que preguntar a financiadores si aceptan o no trabajar directamente con las comunidades. en todo caso, no es común ni mucho menos que los financiadores lo acepten (lo de trabajar directamente), porque necesitan una entidad jurídica como contraparte.
un saludo,
Juan Cerezuela.

avatar
#4

Aportada por:

Marc Masmiquel Mendiara

Diseñador gráfico y consultor de proyectos de cooperación

Trabaja en:

Asesor particular

28.06.11

Estimada Ainara,
Como muy bien matiza Bertala en realidad hay una amenaza objetiva en una situación así para el normal desarrollo del proyecto. Pero quizá hay opciones, y una depende de la otra condicionalmente. Si bien el donante determina si se pueden o no (en base a las normas de la convocatoria) operar según que cambios, difiero en orden de procedimientos con mis compañeros asesores. Me baso en varios proyectos sobre el terreno donde se dio una casuística similar.

La clave está en si hay suficiente red organizativa en los beneficiarios para montar y gestionar una asociación propia. La naturaleza de la ayuda determina por tanto la complejidad de esa tarea. Si por ejemplo el objeto era montar una cooperativa de consumo local, es sencillo, si se trata de una cooperativa de producción ahí la cosa se complica, pero ante todo depende de ellos. Después la cuestión del donante es otra cosa, pues si actuáis a medio plazo los proyectos no dependen de sólo una convocatoria específica. Claro que es una pena perder una oportunidad, pero quizá si ellos conforman una asociación local nueva se regenere el tejido asociativo en vuestra zona, y el problema que mencionabas se soluciones desde lo práctico, desde beneficiarios que se organizan (apoyados por vuestra ONGD).

Pasadas estas consultas, viene la parte institucional.
Si la entidad local con la que ya no queréis trabajar firma un convenio con la nueva entidad, sobre el papel todo resuelto. Es obvio que se requiere de diplomacia, buenas maneras y asertividad para evitar el conflicto, pero eso presumo lo tenéis por ganas y experiencia (desde 1994, según he visto en vuestra web).

Considerando lo previo, mi consejo es simple: REFORMULAD EL PROYECTO, cosa que implica que los beneficiarios legalicen un entidad local, y en el caso de Guatemala, requiere según la municipalidad, ponerse en contacto con el “Registro de Asociaciones de Vecinos y otras formas de Organización Comunitaria”, el cual estará a cargo de la Dirección de Desarrollo Social, que depende de cada ayuntamiento (esto al menos en la capital).

De este modo el proyecto se puede implementar y socializar la ayuda, supone un reto para los beneficiarios y exige de un compromiso y responsabilidad por parte de ellos.

Si tras plantearles esta opción ellos legalizan la asociación, ipso facto plantearía una reunión con los técnicos de cooperación asociados a vuestra ayuda pública, obviamente recomiendo que reviséis la normativa asociada para ver si esto es posible en vuestra convocatoria, con el argumento clave a vuestro favor de que los beneficiarios son los mismos.

He vivido esta situación en diversos proyectos y opino que para no perder esa sinergia comunitaria y apoyo de proyecto con el que contáis conviene hacer algo así. Si bien es cierto una lectura de la base legal debe verificar los pasos que deis. En lectura estricta del EML aplicado un técnico NO lo recomendaría, pero muchas veces estos técnicos NUNCA han vivido expatriados o en la gestión durante años de proyectos. La normativa específica y el buen criterio deben encontrar un punto de equilibrio, y en este caso está en vuestra mano propiciarlo.

Sintetizando:

1> contactar con los beneficiarios, plantearles la creación de una entidad local, que convoquen asamblea, funden y registren según trámites municipales
2> plantear la reformulación del proyecto (con la entidad pública financiadora), explicando los cambios propuestos de entidad local nominal por una nueva que tiene la misma base social de beneficiarios
3> cerrar documentalmente las exigencias del proyecto previas a su financiación (copia de estatutos de la nueva asociación local, posibles convenios con alguna entidad municipal…)

Suerte Ainara, y ante todo, que sean los beneficiarios los que marquen la pauta, y a partir de ahí hacer un research con los financiadores de las opciones posibles, si no para esta convocatoria para la próxima.

Un abrazo,
Marc

Post Scriptum: Berta y John, comparto vuestro punto de vista, pero este caso concreto depende MUCHO de la capacidad organizativa de la ONGD y su positiva influencia en los beneficiarios, pues existe una delgada línea de facto respecto a lo que es o no es una entidad local/socio local /contraparte. Sabéis que cuento más rural es el contexto, muchas veces los beneficiarios son miembros de la entidad local, y esto no supone ninguna incompatibilidad. Basándome en los ejes de trabajo de la ONGD de Ainara, creo que deben intentarlo. Como mero recordatorio de las estrategias de desarrollo de su entidad, contemplando 4 ejes (según http://web.entreamigos-lagunartean.org):

“>>Incidencia Política: La cooperación solidaria no puede desarrollarse coherentemente sin tener en cuenta los decisivos condicionantes políticos, sociales y económicos que la afectan. Por ello, el apoyo a proyectos de incidencia política a nivel local, regional y nacional es una de nuestras prioridades.

>>Desarrollo sostenible de comunidades campesinas: Consideramos que si bien el desarrollo económico-productivo contribuye a mitigar la exclusión este debe estar acompañado de acciones de apoyo que requieren de planteamientos más integrales, conectados con la incidencia política, tales como la capacidad de negociación sobre créditos, el control sobre los mecanismos de producción, la diversificación de cultivos, la autonomía de los intermediarios y el desarrollo de la tecnología ecológica baja en insumos químicos y energéticos entre otros.

>>Servicios básicos y reivindicación de derechos: Muchas comunidades y organizaciones, de forma habitual, suplen con la autoorganización y autogestión algunas de las carencias básicas de servicios de infraestructuras estatales. En este contexto, además de proveer el apoyo asistencial, creemos en la necesidad de potenciar la organización comunitaria y popular, la sensibilización social y el fortalecimiento de las instancias locales como vías para el empoderamiento de las comunidades.

>>Fortalecimiento de las estruturas democráticas, especialmente las más proximas a los/as ciudadanos/as: Nuestro marco de referencia para trabajar las estructuras democráticas es el municipio, entendido como espacio territorial inmediato en el que la ciudadanía se reconoce con mayor facilidad. Por ello, dirigimos nuestro trabajo hacia la búsqueda de consensos y diálogo, la articulación de grupos sociales de diferente naturaleza y el fortalecimiento de las relaciones entre éstos y las diferentes instituciones del Estado. Todo ello con el objetivo de poder contribuir así a la consolidación de la paz y la democracia en Guatemala.”

Por tanto si llevan trabajando desde 1994 los beneficiarios estarán muy implicados en las entidades locales, y por eso no veo ninguna locura hacer nacer otra entidad con la misma base social. Un abrazo.

avatar
#5

Aportada por:

Eva Buades Martinez

Asesora voluntaria

Trabaja en:

Asesor particular

28.06.11

Hola Ainara

El cambio de socio local es una modificación sustancial con lo que debéis comunicarlo al financiador. Si las bases pedían la existencia del socio local, podéis pedir la autorización de la modificación sustancial y trabajar con otra contraparte o bien, como dice la compañera, devolver la subvención.

Saludos, Eva

avatar
#6

Opinión anónima

28.06.11

A tu pregunta concreta, respuesta concreta, SI se puede ejecutar directamente con la población beneficiaria.
Partamos del hecho que ya “recibieron la ayuda para un proyecto de cooperación internacional”.
Estan por iniciar la etapa de ejecución de un proyecto, no perdamos de vista que debe haber fechas de inicio y finalización del mismo, que trae consigo una serie de actvidades de seguimiento y evaluación.
Bien, sin embargo tomemos en cuenta estas dos alternativas, para canalizar de mejor manera la decisión: **La Primera Ejecutarla directamente, la figura de aliado local sería la organización que acoje a las comunidades beneficiarias. **La Segunda alternativa, con el apoyo de un aliado local, que viene a convertirse en un intermediario, entre ustedes y los beneficiarios. Debe haber un organismo que reúna las condiciones para ser considerado como aliado local (sugiero hacer un sondeo de organismos locales, en esta área geográfica, seguro que encontarás varias); esta última alternativa podría evitar que la fecha de inicio de la ejecución de su proyecto se siga posponiendo.
Suerte, no se desanimen, no veo razón para ello, ADELANTE.

avatar
#7

Opinión anónima

28.06.11

Estimada Ainara

Solo agregaría que se analice la posibilidad de celebrar un convenio con una ONG local de reconocida solvencia administrativa a quien se le podría ofrecer un % de over-head por administrar los fondos en sus cuentas bancarias, recibir, calificar y registrar las rendiciones de cuentas, hacer los desembolsos solicitados por el profesional solvente elegido por ustedes, encargado del monitoreo programático y de realizar los informes financieros.

Muchos exitos.

Milton Ríos Correa

avatar
#8

Opinión anónima

28.06.11

Hola!

Mi experiencia en cuanto a cambio de socio contraparte ha sido generalmente de flexibilidad por parte del financiador, siempre que se dieran algunas condiciones que expongo:

1.Requisito legal: un socio local con personalidad juridica, puede ser ONG o asociacion… Con alguna frecuencia puede haber asociaciones locales representativas pero sin capacidad tecnica en gestion de proyectos. En tal caso puede considerarse una doble opcion: 1. Delegar en ellas con la condición de que asuma la responsabilidad un técnico capacitado de vuestra propia ONG. Si habia financiacion para los profesionales locales, solo se trata de adaptar esa financiacion parcial a un responsable vuestro. Legalizarlo pasaria simplemente por un convenio entre vuestra ONg y la nueva organizacion local. 2. La segunda opción seria abrir una delegacion vuestra alli, que a veces es mas facil y otras mas dificiles. Al final se trataria igual de enviar a alguien que os garantice la efectividad y los conocimientos de cara a la financiadora. 3. Otra opción, si conoceis bien el terreno puede ser que gestione el proyecto alguna otra ONG que conozcais en la zona. Pero si no la conoceis bien quizas esta supondria mayores riesgos..

Si la opción elegida es aceptable para la gente alli y os da tranquilidad tecnica y de gestión con alguien de vuestra confianza allá, lo sabreis explicar al financiador y posiblemente sea aceptado, en trámite de Cambio sustancial tal como señala Eva.

Espero haya servido… Saludos!

Meri

avatar
#9

Aportada por:

Berta Liliana Brusilovsky Filer

Arquitecta, urbanista, cooperación internacional

Trabaja en:

Asesor particular

29.06.11

Hola otra vez:
No vale la pena repetir lo ya dicho extensamente por parte de todas y todos las y los que hemos participado.
Si es importante que se resalte que este cambio es positivo en la dirección del fortalecimiento de las comunidades que muchas veces(y repito que lo hemos vivido en Acción para el Desarrollo y la Igualdad) están con las manos atadas por algunas organizaciones locales (ONG)que manejan proyectos, fondos y que están más pendientes de su propia estructura que del mejoramiento de las comunidades con las cuales deben interactuar.
Saludos y suerte.
Berta

solucionesong.org
Un proyecto de